Fiscalidad del Comercio Electrónico y los Negocios en Internet

Fiscalidad del Comercio Electrónico y los Negocios en Internet

Siempre que nace un modo nuevo de hacer negocios, como lo ha sido Internet, es inherente la aparición de un estudio fiscal que analice su impacto en dicho tema.

Uno de los ámbitos del Derecho en el cual se ha iniciado con mayor rapidez y detalle el análisis teórico del impacto de Internet ha sido el tributario, ésto con el fin de garantizar una recaudación adecuada a las necesidades de las haciendas y también para eludir cualquier tratamiento discriminatorio entre las diferentes maneras de hacer transacciones económicas.

El interés fiscal está basado en la capacidad de generar rentas a favor de los operadores y/o de colocar en el tapete la capacidad económica de los usuarios.

Aspectos generales de la fiscalidad en Internet

Con lo expuesto antes se puede determinar que efectivamente Internet ha dado lugar a un nuevo modo de realizar negocios, que ha sido denominado “e-commerce”, “e-business” o simplemente “comercio electrónico”.

Dentro de este ámbito hay diferentes modalidades de interés fiscal, las cuales son:

  1. Transacciones entre consumidores finales, también llamado “Consumer To Consumer” o “C2C” (como puede ser el sitio de subastas Ebay).
  2. Las transacciones entre empresas y consumidores finales denominado “Business To Consumer” o “B2C” (como lo es la tienda online de Amazon).
  3. Las transacciones entre empresas, llamado “Business To Business” o “B2B”.
  4. Las transacciones entre empresas y administraciones públicas denominadas “Business To Government” o “B2G”.

De estos cuatro tipos de modalidades los que más preocupan a las autoridades fiscales nacionales son las de “Business To Business” (o B2B) y “Business To Consumer” (o B2C), ya que estás son las que han experimentado un mayor desarrollo en los últimos tiempos.

Es en general de común acuerdo que las cuestiones que afectan al e-commerce no deben ser abordadas desde una óptica unilateral de cada Estado, sino que deben trabajarse regulaciones homogéneas y transfronterizas.

Así es que hay diferentes iniciativas en la esfera internacional que tienden a la coordinación y armonización de las legislaciones tributarias nacionales.

De este modo encontramos países como los Estados Unidos de América que defienden la moratoria a nivel internacional del comercio electrónico en relación a la imposición directa y arancelaria hasta que no se establezca una normativa internacional en la materia.

Asimismo hay quienes defienden que el sector del e-commerce debe auto-regularse con normas propias, sin que se vea afectado por las normas de cada país.

Sin embargo, hay países que como España creen que la tributación debe ser similar a la de un negocio físico, al mismo tiempo que los Estados Unidos y los países nórdicos creen que deben gozar de ventajas.

Normativa de la Unión Europea

En este plano la normativa de la Unión Europea detalla que las entregas de bienes intangibles a través de Internet deben ser calificadas como prestaciones de servicios a efectos de tener una imposición sobre el consumo, y sobre todo a efectos del IVA.

Además se debe descartar la idea de crear nuevos impuestos específicos para el comercio electrónico, sino que deben adaptarse los impuestos actuales.

Por otra parte hay que garantizar la no discriminación de los negocios en línea, y facilitarles la administración de impuestos por medio de facturas electrónicas, etc.

Posición de España

España ha abogado por un predominio de la base imponible nacional, con el fin de aplicar un concepto de imposición directa que consienta el gravamen en dicho país de la renta que produzca el e-commerce mundial que pueda ser imputado al territorio español.

Si has iniciado un negocio online y tienes dudas al respecto, puedes consultar con A&G Asesoría y Gestoría, te ayudaremos en tu caso en particular.

¿Cómo incide el comercio electrónico sobre la imposición directa?

El comercio electrónico y su fiscalidad

La imposición directa referencia las normas reguladoras de los gravámenes sobre el indicio de capacidad económica del contribuyente, es decir la renta que personas físicas y jurídicas generan por diferentes fuentes.

Está claro que debido a la movilidad que caracteriza a la Red y la gran capacidad de actuar de manera transfronteriza, las repercusiones principales serán en el campo del mundo de los negocios, y como consecuencia impactarán sobre la tributación del beneficio empresarial siempre en un contexto internacional.

Debido a que Internet es un medio que permite generar una renta o beneficio económico se deberá tributar un impuesto directo correspondiente, entre los que se destacan la tributación del IRPF y el IS, cuya tributación es obligatoria en el comercio electrónico sin lugar a dudas.

Sin embargo, Internet ha introducido varias cuestiones y novedades en materia de imposición directa, que afectan aspectos tales como:

  • Revisar los conceptos determinantes de la residencia fiscal en un ambiente plurinacional.
  • Las transacciones vinculadas entre las empresas del mismo grupo.
  • La noción del Establecimiento Permanente (EP) y los posibles cánones que se deben aplicar.

Finalmente queda destacar que en la última década el Internet no ha dejado indiferente a nadie, y el comercio electrónico ha abierto una puerta de oportunidades para empresarios y emprendedores, pero también para consumidores, afectando de este modo muchos aspectos de nuestras vidas, incluido el aspecto económico, y por supuesto los aspectos tributarios y jurídicos.

Hoy en día el comercio electrónico ofrece grandes oportunidades en relación a la creación de empleo y riqueza, y es por ello que los países tratan de crear marcos jurídicos que acompañen este crecimiento y desarrollo pero que también combatan la evasión y el fraude fiscal, así como la doble imposición.

Estamos ante un gran reto, y el objetivo es lograr crear y/o integrar regímenes fiscales que fomenten el crecimiento económico pero que al mismo tiempo no coloquen en una situación de peligro la recaudación fiscal.

Esperamos que te haya sido de ayuda este artículo sobre la Fiscalidad del Comercio Electrónico y los Negocios en Internet.

Si te has quedado con alguna duda y/o pregunta puedes dejarnos un comentario y te lo responderemos a la brevedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *