La retribución de los socios administradores de sociedades

Retribución de los socios administradores de sociedades

La retribución de los socios administradores de sociedades

Desde hace ya algunos años la retribución de los socios administradores de sociedades ha sido objeto de controversia, y en este sentido se han producido cambios en las normativas que han ido modificando algunos aspectos relevantes para ciertos sistemas de retribución de administradores.

Las cambios más importantes se han dado en la modificación de la Ley de Sociedades de Capital cuya entrada en vigor fue con la ley 31/2014, en la cual se modifica la ley de sociedades de capital para la mejora del gobierno corporativo, y con los posteriores cambios en la normativa para el IRPF con entrada en vigor a partir del 1 de enero del 2.015.

Con todo esto se ha creado mucha confusión entre los operadores y asesores.

Hoy en día existen algunas posibilidades de retribuir a un administrador por una sociedad:

  • Retribuirlo exclusivamente como administrador.
  • Retribuirlo como administrador y como empleado, siempre y cuando realice actividades laborales adicionales al cargo de administrador.
  • Retribuirlo como administrador y profesional autónomo e independiente que trabaje para la sociedad.

Retribuirlo sólo como administrador

Retribución socio administrador

En este sentido hay que tener en cuenta dos aspectos: por un lado, la parte societaria o mercantil (en cuanto a la relación con las sociedades de responsabilidad limitada), y por otro lado el aspecto fiscal.

Cabe destacar que en el aspecto societario, en las sociedades de responsabilidad  limitada, quien ocupa el cargo de administrador, debe hacerlo de manera gratuita, es decir a falta de otra previsión en los estatutos, este cargo tiene carácter de gratuito, o sea no retribuido.

De manera de que para que el administrador pueda ser retribuido, debe ser especificado en los estatutos con precisión y claridad este punto y fijar cómo será el sistema de retribución que se aplicará.

Retribuirlo sólo como administrador y autónomo o empleado

Muchas veces el administrador es su único empleado, y como consecuencia además de las labores propias del administrador también realiza actividades de gestión integral en la entidad.

Además, como ya se mencionó, al menos que en los estatutos de las sociedades de capital de responsabilidad limitada figure lo contrario, el cargo de administrador será “gratuito”, es decir no remunerado.

No obstante hay muchos administradores que cobran cada mes una nómina por su trabajo en la empresa.

Dicha nomina se contabiliza y se convierte en un gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades.

Pero adicionalmente existen un gran número de sociedades donde se da la coincidencia de que el administrador y accionista (a veces mayoritario y otras veces no) convive con otros accionistas, con los que entre ellos controlan más del 50% del capital social.

Esto era muy habitual en nuestro país de manera que el sueldo del administrador de las sociedades se puso en la mira de Hacienda, que en 2.012 publicó la Nota 1/12 con las consideraciones sobre cómo tratar fiscalmente a los socios de entidades mercantiles, entendiendo que si un administrador tiene el 50% de una sociedad, entonces dispone de medios materiales propios y si cobra de la sociedad las labores distintas de la administración, puede entonces ser considerado un autónomo, y no un trabajador por cuenta ajena, sobre todo si dicha sociedad realiza actividades profesionales.

Sin embargo, a partir del 1 de Enero de 2.015, con la modificación del artículo 17 de la Ley del IRPF, el criterio de titularidad del 50% de capital social ya no es decisivo.

Por eso ahora deben tenerse en cuenta las actividades que desarrolla la empresa y las labores que realizan los socios, y ya no influirían los porcentajes de participación de los socios para determinar la condición de las rentas del trabajo o actividades profesionales.

Como vimos anteriormente la remuneración por ejercer el cargo de administrador es considerada como rendimiento del trabajo y el problema radica en que la retención a cuenta de IRPF para los administradores que suelen tener estas pequeñas sociedades resultaba ser del 35% para un nivel retributivo muy bajo como para tal retención, por lo cual era claramente desproporcionada. Actualmente se puede aplicar una retención del 19% si la sociedad tiene unos ingresos inferiores a 100.000€.

Para sobrellevar esta situación en los casos donde el administrador realiza actividades de gestión, desarrollo y dirección del trabajo diario en su sociedad, pero que no son inherentes a las funciones del administrador, se percibirá una retribución en concepto de salario por dichas actividades, excepto que dichas tareas puedan calificarse como actividad económica.

En este sentido los rendimientos que no se puedan clasificar como actividad económica se considerarán como rendimientos del trabajo.

Por lo cual en este aspecto lo que se debe definir con precisión es la actividad de la empresa y si las labores que realicen los socios y administradores son de carácter de servicios profesionales o bien si se tratan de una prestación laboral de carácter independiente.

Por ello los rendimientos de los socios que se puedan calificar como servicios profesionales harán que se consideren como rendimientos de actividades económicas, de manera que se obligue a los socios a darse de alta como autónomos, a facturar los servicios y realizar las declaraciones fiscales pertinentes de forma individual.

Para que se considere el rendimiento de los socios como servicios profesionales se deben cumplir dos requisitos esenciales:

  • Ordenación por cuenta propia.
  • Existencia de medios de producción en sede del socio.

Ordenación por cuenta propia

Administradores de sociedades

Ésta es cuando no existen indicios de ajenidad ni de dependencia del socio con respecto a la empresa.

Se pueden tomar como indicios de dependencia:

  • La asistencia al lugar de trabajo.
  • El sometimiento a un horario de trabajo.
  • La ausencia de una organización empresarial.
  • El desempeño personal del trabajo.

La existencia de los medios de producción en la sede del socio se da cuando el socio disponga de medios de producción propios para dar sus servicios, lo que acontece cuando la empresa realiza actividades profesionales (tales como asesorías, servicios de abogacía o de  arquitectura, etc.) debido a que el principal medio de producción reside en el propio profesional, de manera que los medios materiales que sean necesarios para desarrollar los servicios no sean proporcionados por la empresa o sean de escaza relevancia en comparación con el factor humano.

Esto generalmente no se da cuando la empresa hace actividades empresariales y cuenta con empleados, maquinaria, espacio para el desarrollo de las actividades, concurrencia de otros autónomos y profesionales, etc.

Entonces para aquellos socios y/o administradores que no cumplan con los dos requisitos mencionados anteriormente, de ordenación por cuenta propia y existencia de medios de producción en la sede del socio, la retribución de los administradores será considerada como rendimientos del trabajo.

Y por otro lado, en el caso de que sí cumplan con dichos requisitos será considerado que se está ante una actividad económica que lleva acabo el profesional, quien deberá emitir facturas a la empresa por sus servicios, con 21% del IVA y 15% de retención (o 7% en caso de ser su primer año de actividad y los dos siguientes).

Un ejemplo que podamos citar de rendimientos del trabajo de un socio administrador es el de un restaurante donde trabaja en la cocina.

Y para dar un ejemplo de servicios prestados por un socio que sean considerados como rendimientos de actividad económica (y no como rendimientos del trabajo) podría ser el de las sociedades que ejecutan actividades profesionales en las cuales básicamente las presta el socio administrador, como por ejemplo: asesorías de abogacía, sanidad, servicios de arquitectura, etc.

¿Te has quedado con alguna duda? Escríbenos un comentario debajo y te responderemos a la brevedad.

Esperamos que ahora tengas más claro este asunto de la Retribución de los socios administradores de sociedades.

En A&G Asesoría y Gestoría estamos para ayudarte, puedes contactarnos sin compromiso haciendo clic aquí o bien escribiéndonos a info@asesoriagestoriaayg.com.

También puedes escribirnos por medio de What´s App al número 645 992 111 y te ayudaremos de la mejor manera posible, con rapidez, seriedad y confidencialidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *