Las Mutuas de trabajo

¿Qué son las Mutuas de Trabajo?

Las mutuas de trabajo

Cotización de Incapacidad Temporal, Accidente de Trabajo y Cese de Actividad

Hoy en día las mutuas han diversificado su oferta, abarcando no sólo prestaciones y coberturas relacionadas con los accidentes laborales, sino también otras como los riesgos durante el embarazo, la lactancia o el cese de actividad.

Estas mutuas colaboran con la Seguridad Social encargándose de gestionar algunas prestaciones del sistema.

En este artículo te contaremos qué son exactamente las mutuas de trabajo, cuál es el importe que se cobra durante una baja laboral, qué sucede si la incapacidad temporal coincide con el periodo de cese de actividad y las medidas que fueron aprobadas en 2.014 y 2.017.

¿Qué son las Mutuas de Trabajo?

Son asociaciones de empresarios sin ánimo de lucro que colaboran con el sistema de Seguridad Social en la gestión de prestaciones importantes como por ejemplo las contingencias profesionales, el cese de actividad y la incapacidad temporal de los trabajadores autónomos.

Las mutuas nacieron alrededor del año 1.900 como una respuesta para afrontar los accidentes de trabajo, y desde entonces han evolucionado e incrementado sus competencias.

Las mutuas deben estar habilitadas por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y se encargan de gestionar recursos y servicios públicos, siendo una fórmula de colaboración mixta público-privada, y cuya dirección y tutela le corresponde a la Administración del Estado, por medio de la Secretaria de Estado de Seguridad Social y sus organismos adscritos.

¿Qué coberturas o prestaciones abarcan?

Prestaciones mutuas de trabajo

Como mencionábamos antes, hoy en día las mutuas abarcan varias prestaciones y coberturas, yendo más allá del accidente de trabajo.

Con el correr de los años han ido asumiendo más prestaciones y coberturas, tales como la de incapacidad temporal por contingencias comunes (en 1.996), las prestaciones de riesgo de embarazo y riesgo de lactancia natural (en 2.007), el cese de actividad de los trabajadores autónomos (en 2.010) y la prestación de cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave (en 2.011).

Podemos decir en pocas palabras que las mutuas se encargan de gestionar los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, así como la prevención de riesgos laborales, al mismo tiempo que buscan la mejora de las condiciones laborales y de la salud en las empresas; cubriendo además la prestación económica por incapacidad temporal por contingencias comunes y la protección por el cese de actividad de los autónomos y trabajadores por cuenta propia.

¿Es obligatoria o voluntaria?

Es obligatorio que los autónomos y las empresas cubran con una mutua la incapacidad temporal por contingencia común de sus trabajadores.

Pero la cobertura de contingencias profesionales con la mutua es absolutamente voluntaria, ya que se puede optar por la protección de estas contingencias por medio de una entidad gestora de la Seguridad Social (Instituto Social de la Marina o Instituto Nacional de la Seguridad Social) o de una mutua.

E independientemente de la opción elegida, el empresario, el contenido y el alcance de la obligación de cotizar es totalmente el mismo.

Si el empresario opta que esta protección se haga por medio de una Mutua, se deberá suscribir al Convenio de Asociación, que recoge las obligaciones y los derechos de los empresarios, y su plazo de vigencia es de un año.

¿Cuál es la cuantía de la prestación por incapacidad temporal?

Para obtener la cuantía de esta prestación se deben aplicar los siguientes porcentajes a la base reguladora, la cual es la base de cotización del trabajador autónomo que corresponde al mes previo al de la baja médica y dividida entre 30.

  • Por enfermedad común o un accidente no laboral se va a aplicar el 60% desde el día 4 al 20 de la baja.
  • Por enfermedad común o un accidente no laboral se va a aplicar el 75% a partir del día 21 de la baja.
  • Por accidente laboral o enfermedad profesional se va a aplicar el 100% desde el siguiente día al de la baja, cuando la persona interesada hubiese elegido una cobertura de contingencias profesionales.

Hay que destacar que se debe seguir cotizando en el régimen especial de autónomos durante el periodo de baja por incapacidad temporal.

Debido a que la mayoría de los autónomos cotizan por la base mínima es que las prestaciones por incapacidad temporal normalmente son muy limitadas, por lo cual muchos autónomos complementan ésta prestación con algún tipo de seguro privado que los cubra en caso de baja temporal.

Plazos y notificaciones de incapacidad temporal

Excepto los autónomos incluidos en el Sistema Especial para trabajadores por cuenta propia agrarios y de los Trade, el resto de los autónomos además de deber acreditar los requisitos generales exigidos, tendrán que notificar a la Seguridad Social la baja, y la circunstancias en que queda la actividad, indicando en el impreso oficial quién gestionará el negocio o bien en su caso, si se dará el cese temporal o definitivo de la actividad.

Para esto se cuenta con un plazo de 15 días siguientes a la fecha de la baja.

Y mientras dure esta situación de incapacidad temporal el trabajador tendrá que presentar esta declaración cada 6 meses si le es solicitado.

En caso de no presentar esta declaración en un plazo máximo se procederá a la suspensión del pago de la prestación.

No obstante después de la presentación del proyecto de Ley de Mutuas en Julio del 2.014 cambiaron algunas condiciones, a saber:

  • El profesional médico tiene 5 días para responder a la propuesta de alta “justificadas” que realicen las mutuas y de no cumplirse ese plazo, se podrá recurrir a la inspección médica.
  • Si el servicio de salud cita al trabajador y éste no se presenta, la mutua no podrá emitir un alta por incomparecencia, lo cual supone la retirada de la prestación y la obligación de recuperarla reclamando ante los tribunales, si no que la prestación será suspendida para realizar la comprobación de que si existe o no una justificación para la falta a la cita, y en caso de que sí la haya, se levantará la suspensión desde el día en que se dictó.

Cambios introducidos por la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo

Después de la aprobación de la nueva norma en Octubre del 2.017 el accidente in itinere, es decir cuando ocurre durante el desplazamiento de ida o de vuelta al lugar del trabajo, es considerado como accidente laboral.

Hasta la aprobación de esta reforma no se reconocía este tipo de accidente para el trabajador por cuenta propia.

La idea de esta reforma es equiparar los derechos de los autónomos con los de los asalariados, por lo menos en lo que se refiere a coberturas por accidentes laborales.

Cese de la actividad

Cese actividad Mutuas de trabajo

Si de forma posterior a la Incapacidad Temporal se produjese una situación de cese de actividad, el trabajador autónomo tendrá derecho a seguir percibiendo la prestación por IT, con la misma cuantía que la prestación por el cese de actividad, hasta que el periodo se agote.

Desde ese momento, se percibirá la prestación por cese de actividad que le correspondería, no obstante se le descontará lo recibido en el tiempo permanecido por incapacidad temporal durante el periodo de cese de actividad.

 

Ahora ya conoces mejor qué son las Mutuas de Trabajo, esperamos haber aclarado tus dudas.

Si tienes alguna pregunta, déjanos un comentario debajo o escríbenos a info@asesoriagestoriaayg.com o mediante nuestro formulario de contacto haciendo clic aquí

En A&G Asesoría y Gestoría tenemos un equipo altamente calificado para ayudarte.

Si quieres consultarnos sobre nuestros servicios puedes llamarnos al 926 16 14 68 o enviarnos un Whatsapp al 645 992 111.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *