Guía para montar una franquicia

Guía para montar una franquicia

Si tienes un negocio rentable y con un sistema de trabajo bien definido y singular… estás de enhorabuena, porque si quieres, podrías franquiciar tu negocio y expandir tu marca con éxito.

             Las franquicias llevan mucho tiempo en nuestro sistema, en la actualidad podemos decir que estas se han puesto muy moda y que las podemos encontrar de todos los tipos y colores: desde las de alta inversión a las franquicias low-cost, con inversión financiera directa, indirecta o una combinación de ambas.

En el aspecto legal, montar una franquicia no es nada complicado ya que los principales requisitos son los siguientes:

  • La franquicia debe de estar registrada en el organismo competente de tu Comunidad Autónoma, si tu Comunidad Autónoma no dispusiera de dicho registro, lo puedes hacer directamente en el registro de franquiciadores del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio
  • La comunicación del franquiciador debe de realizarse dentro de los tres primeros meses al inicio de actividad. Esta comunicación no condiciona el inicio de la actividad ya que se trata de una declaración responsable, por lo que el franquiciador debe de estar cumpliendo ya con los requisitos establecidos

Después, para desarrollar una actividad comercial en régimen de franquicia, necesitaríamos al menos el uso de una denominación o rótulo común, la comunicación por parte del franquiciador de unos conocimientos técnicos propios y singulares y la prestación continua al franquiciado de una asistencia comercial y técnica.

El franquiciador deberá de entregar al franquiciado, como mínimo con veinte días hábiles de antelación a la firma del contrato, un precontrato donde deberán aparecer recogidas, al menos, las siguientes cláusulas:

  • Identificación del franquiciador
  • Acreditación de tener el título de propiedad o de licencia de la marca y sus signos distintivos
  • Descripción general del sector de actividad objeto de la franquicia
  • Experiencia de la empresa franquiciadora
  • Características de la franquicia, sistema de negocio, así como estimaciones de las inversiones y gastos necesarios para su puesta en marcha
  • Estructura y extensión de la red en España y número de establecimientos directos y franquiciados
  • Derechos y obligaciones del contrato y otros elementos esenciales (duración, renovación, limitaciones, pactos…)

Según el Real Decreto 201/2010, de 26 de febrero, que regula la actividad comercial de franquicias, no se puede considerar una franquicia los siguientes casos:

  • El contrato de concesión mercantil o de distribución exclusiva
  • La concesión de una licencia de fabricación
  • La cesión del uso de una marca registrada para utilizarla en una determinada zona
  • La trasferencia de tecnología
  • La cesión de la utilización de una enseña o rótulo comercial

Introducirse en el mundo de las franquicias no es nada complicado como puedes comprobar, lo verdaderamente importante es tener una marca, producto o sistema de trabajo reconocible y singular que de verdad aporte valor añadido y garantice el éxito de la persona que te esté comprando.

Si estás pensando en convertirte en franquiciador, desde AG Asesoría y Gestoría, esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. Siempre puedes contactarnos para ampliar información en el 926 16 14 68 o en info@asesoriagestoriaayg.com

José Carlos Cañadas Sánchez

Economista nº 24.777

Asesor Financiero Europeo EFPA nº 15.624

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *