Depósito Distinto Aduanero y el modelo 380

El Depósito Distinto del Aduanero y el modelo 380

En España, las empresas importadoras y exportadoras tienen acceso a un régimen suspensivo de impuestos por medio de los DDA: Depósitos Distintos de los Aduaneros.

A nivel tributario, la actividad importadora y exportadora requiere mucha planificación fiscal si se le quiere sacar el máximo partido cumpliendo con todas las obligaciones legales.

¿En qué consiste el Depósito Distinto del Aduanero?

El Depósito Distinto del Aduanero es un lugar donde se pueden almacenar, manipular, transformar y empaquetar mercancías listas para exportar o que acaban de ser importadas por tiempo ilimitado.

Con la entrada de la mercancía importada, se devengará el arancel correspondiente quedando en suspenso, la liquidación del IVA hasta la disposición de las mismas.

¿Quién se beneficia del Régimen Suspensivo de Impuestos del DDA?

Las empresas importadoras, puesto que evitan adelantar un IVA que puede ser fundamental para las finanzas de la entidad.

Las empresas exportadoras que no fabrican, ya que les permite adquirir la mercancía sin la necesidad de pagar el IVA.

¿Cómo funciona?

Cuando una empresa importadora quiere introducir una determinada mercancía en España, debe de solicitar los servicios de depósito de un DDA. Su importación devengará el correspondiente arancel, según la mercancía y su origen, pero evitará el pago del IVA que le pudiese corresponder.

Si la disposición de esta mercancía es interior dentro del Territorio de Aplicación del Impuesto, en la factura de venta no se aplicará el IVA correspondiente, siendo la empresa receptora de la mercancía, la encargada de su autoliquidación a través del modelo 380.

Si la mercancía vuelve a salir al exterior (Unión Europea u otros), la empresa dará destino a sus existencias sin tener que haber liquidado el IVA produciendo una mejora en su tesorería.

Cuando una empresa dedicada a la exportación quiere evitar adelantar el IVA correspondiente a la mercancía adquirida dentro del Territorio de Aplicación del Impuesto, debe de introducir la mercancía en un DDA hasta su disposición, pudiendo esta, ser manipulada, transformada, paletizada por tiempo ilimtado… De lo contrario, el margen de la empresa exportadora se vería mermado temporalmente con el pago de un IVA soportado, que posteriormente, puede tardar en recuperar.

El modelo 380, de operaciones asimiladas a la importación, va de la mano en muchas de estas operaciones. Su presentación es obligatoriamente telemática y su plazo dependerán del tipo de la operación y las características de la empresa en cuestión (anual, trimestral o mensual)

Como puedes comprobar, el Régimen Suspensivo de Impuestos a través del Depósito Distinto del Aduanero es tan complicado de practicar como de útil tributariamente para una empresa que tiene una actividad comercial exterior sin importar su tamaño.

Si sigues teniendo dudas, en AG Asesoría y Gestoría de empresas podemos ayudarte y orientarte, consúltanos sin compromiso en info@asesoriagestoriaayg.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *